miércoles, 15 de mayo de 2013

SHENZHEN STOCK EXCHANGE

El soberbio edificio de los holandeses OMA (Rem Koolhaas) para Shenzhen Stock Exchange, junto a Hong Kong, es sin duda una estructura singular que interpreta la tipología de rascacielos habitual hasta deslizar su base hacia arriba creando un sorprendente podio elevado construido con una osada estructura metálica con un enorme voladizo.
Durante milenios, el sólido edificio que se encuentra sobre una base sólida ha sido una imagen que ha sobrevivido a la modernidad. Habitualmente, la base ancla la estructura y la conecta enfáticamente al suelo. La esencia del edificio del mercado de valores es la especulación: se basa en el capital, no en la gravedad.
En el caso del mercado de valores casi virtual de Shenzhen, el papel del simbolismo supera al del programa -es un edificio que tiene que representar el mercado de valores, más que físicamente acomodarlo-. No es un escenario comercial con oficinas, sino una oficina con órganos virtuales que sugieren e ilustran el proceso del mercado.
 
Todos estos factores sugieren una invención arquitectónica: nuestro proyecto es un edificio con una base flotante. Como si se levantara por la misma euforia especulativa que impulsa el mercado, la base anterior se ha arrastrado a la torre para convertirse en un podio elevado. Levantar la base en el aire aumenta enormemente su exposición, en su posición elevada, puede "transmitir" las actividades del mercado de valores para toda la ciudad. El espacio liberado en el suelo puede ser utilizado como una plaza urbana cubierta, lo suficientemente grande como para dar cabida a eventos públicos.
El podio elevado y la torre se combinan como una estructura, con la torre y las columnas del atrio que prestan apoyo vertical y lateral de la estructura en voladizo. El podio elevado está enmarcado por una robusta matriz tridimensional con cerchas de acero de profundidad completa.
La Bolsa de Valores de Shenzhen -que se eleva hasta 256m con 46 plantas- se plantea como un centro financiero con sentido cívico, que se encuentra en una nueva plaza pública en la confluencia del eje norte-sur entre el monte Lianhua y Binhe Boulevard, y el eje este-oeste de Shennan Road, la arteria principal de Shenzhen.
  
La base elevada del edificio es un podio en voladizo de tres pisos flotantes situado a 36m por encima del suelo, con una superficie construida de 48.000m2 y un jardín en la azotea accesible. El podio y la parte inferior de la torre contienen las funciones bursátiles principales, con las oficinas, el registro y la cámara de compensación de valores, la información de la compañía y los servicios auxiliares ubicados en la torre más alta. La torre está flanqueada por dos aurículas -unos vacíos que conectan la tierra directamente con el piso de negociación-. El personal entra en el oeste, el público hacia el este.
La forma rectangular genérica de la torre sigue obedientemente la forma de las torres homogéneas que la rodean, pero la fachada del Shenzhen Stock Exchange es una fusión innovadora de dos tipologías convencionales de construcción de revestimientos: la pared de la ventana y la pared de muro cortina de cristal. La estructura de la torre es una cuadrícula exoesquelética robusta sobrepuesta con una piel de vidrio modelado -la primera vez que este vidrio se ha utilizado en un exterior a esta escala.
El vidrio impreso revela los detalles y la complejidad de la construcción, creando un efecto cristalino misterioso como la torre responde a la luz: brillante durante la luz del sol, silencioso en un día nublado, enigmático en la oscuridad, con destellos durante la lluvia y resplandeciendo en la noche.

No hay comentarios:

Publicar un comentario